CUIDADOS DE LA PIEL DEL RECIÉN NACIDO

La piel del recién nacido tiene características anatómicas y fisiológicas propias que la hacen diferente a la piel del adulto, por tal motivo su cuidado debe seguir normas especiales las cuales citamos a continuación:

– La piel del recién nacido no debe ser aseada hasta que la temperatura corporal se haya regularizado.

– La piel del recién nacido está cubierta por un manto blanco grisáceo denominado vérnix caseosa el cual está formado por el producto de las glándulas sebáceas y por degradación de células epidérmicas. No tiene que ser limpiado totalmente ya que cumple funciones de protección, nutrición y restauración cutánea.

– Utilice solamente agua tibia para el baño durante las 2 primeras semanas.

– Utilice jabones neutros o ligeramente ácidos: Los jabones alcalinos pueden alterar el pH cutáneo y aumentar el riesgo de infecciones e irritación.

No es necesario el baño diario: EL uso y abuso de jabones sumado a baños prolongados y excesivos pueden irritar la piel y provocar una dermatitis.

No es necesarios utilizar antisépticos para la higiene: EL alcohol, el yodo y la clorexidina cuando se aplican de forma extensa pueden absorberse a través de la piel causando toxicidad, quemaduras y alteraciones en el pH.

Emolientes: Están indicados cuando la piel se ha tornado seca, descamativa o fisurada. Deben ser aplicados luego del baño sobre la piel ligeramente húmeda y no deben contener perfumes, colorantes ni preservantes.

Evitar temperaturas extremas: El calor excesivo puede causar hipertermia o miliaria mientras que el frío podría provocar hipotermia y trastornos a nivel de la grasa como la paniculitis.

Cuidados del ombligo: El cordón umbilical normalmente se desprende entre el 8vo y 10mo día mientras esto ocurre es importante utilizar un antiséptico adecuado de forma local para promover este proceso. Los más utilizado son el alcohol de 70° o la clorexidina al 1%, cualquiera de los dos debe ser aplicado con una gasa o un dispersador de 3 a 4 veces al día hasta que el cordón se desprenda y la herida cicatrice 3 ó 4 días después.

Cuidado del área del pañal: Se debe cambiar el pañal luego de cada evacuación las veces que sean necesarias. Para el aseo se puede utilizar un jabón neutro o ligeramente ácido y luego secar exhaustivamente. Se puede utilizar una crema a base de óxido de zinc para conservar la piel seca.

Los recién nacidos tienen la piel muy delicada, y en ocasiones a pesar del cuidado de los padres esta puede verse afectada. Si tiene preguntas o inquietudes sobre el cuidado de la piel de su bebé, consulte a su dermatólogo.

Dr. Víctor Pinos
Dermatólogo
Quito – Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *