LESIONES CUTÁNEAS POR EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL (EPP) Y CÓMO PREVENIRLAS


LESIONES CUTÁNEAS POR EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL (EPP) Y COMO PREVENIRLAS

En la actualidad el mundo está viviendo una nueva realidad llamada COVID – 19, en la que el personal de salud ha sido uno de los pilares fundamentales de contención, por lo que se ha visto afectado de forma directa o indirecta.

Recientemente se reportó en China una prevalencia del 97% de lesiones en la piel del personal de salud que está en primera línea.1

Por otro lado, en India se realizó asistencia dermatológica virtual a 43 miembros del personal de salud entre médicos, enfermeras y personal que tuvo participación con pacientes con COVID-19, en los cuales se identificó algunas dermatosis como dermatitis de contacto irritativa (39.5%), seguida por dermatitis por fricción (25.5%) siendo el uso de gafas el agente culpable más común entre todos los EPP (51,92%), seguido de mascarillas N95 (30,77%) y protectores faciales (17,31%). Además se describió eritema facial y sequedad en los labios.2

Otros trabajos han descrito también urticaria por presión y exacerbación de enfermedades preexistentes como acné, rosácea o dermatitis seborreica.

Las zonas más afectadas son las manos, mejillas y puente nasal.

Una vez que aparecen estas lesiones el personal es víctima de un círculo vicioso ya que por tratar de aliviar las molestias causadas por la mascarilla muchos tratan de reacomodarla e involuntariamente llevan las  manos hacia su cara  convirtiendo esta acción en un factor de contagio.

Por otro lado, si bien el lavado frecuente de manos es una medida eficaz de prevención  esta actividad puede causar resequedad marcada e inclusive dermatitis irritativa de contacto.

Lastimosamente se ha visto que estas lesiones causadas en la piel de los trabajadores de la salud, podrían reducir su entusiasmo por el trabajo, desmotivarlos y provocarles ansiedad.

¿Cómo evitar la formación de lesiones en piel?

Hay varios hábitos que debemos incluir en nuestra práctica diaria para reducir la probabilidad de tener lesiones secundarias al uso de EPP.

ANTES DE IR A TRABAJAR:

  • Para el aseo utilizar sustitutos de jabón y limpiadores suaves como agua micelar.
  • Utilizar una crema hidratante, al menos 30 minutos antes de ponerse el EPP.
  • Aplicar una película de barrera líquida en la zona de presión y dejar secar.
  • En el caso de presentar áreas con irritación puede colocar una capa ligera de vaselina o ungüentos reparadores.

EN EL TRABAJO

  • Asegurar que el EPP esté bien ajustado y usar mascarillas faciales con cintas para amarre en lugar de elástico, si están disponibles.
  • Si las máscaras faciales o gafas se limpian con toallitas de alcohol, dejarlos secar antes de usarlos.
  • En el caso de presentar lesiones en el dorso nasal se recomienda evitar el uso de gafas y mascarilla N95 de forma simultánea ya que la agresión es doble en esta zona, se puede reemplazar las gafas por un protector facial.
  • Antes de colocar la mascarilla se puede aplicar ungüentos suaves, películas de barrera líquidas o parches hidrocoloides, tomando en cuenta que estos deben ser extrafinos para evitar que se pierda el sello que debe mantener la mascarilla.
  • Lavar las manos con agua y jabón y / o alcohol. Secar las manos en lugar de frotar, lastimosamente el uso de sustitutos de jabón en áreas de riesgo no se recomienda ya que no se ha sustentado su efectividad en la destrucción del virus.
  • Después del lavado de manos se debe aplicar sobre la piel un poco húmeda un hidratante en crema o ungüento de preferencia que contenga ceramidas o manteca de karité, que ayudan a retener la hidratación en la piel, además se sugiere buscar opciones hipoalergénicas y sin perfume.
  • Después del uso de alcohol en gel se debe esperar que este se seque completamente para aplicar la crema humectante.
  • En la medida de lo posible se debe limitar el tiempo de uso de EPP a no más de 6 horas seguidas. Está descrito que aquellos profesionales que usaron dispositivos por más de 6 horas tuvieron mayor riesgo de daño en la piel (mascarillas N95: odds ratio [OR], 2.02; intervalo de confianza [IC] del 95%, 1.35-3.01; P <. 01); gafas: OR, 2.32; IC 95%, 1.41-3.83, P <.01).

En el caso de presentar lesiones cutáneas secundarias al uso de EPP o brotes de enfermedades preexistentes buscar ayuda dermatológica será una buena opción, ya que es probable que exista la posibilidad de iniciar tratamientos tópicos o incluso sistémicos.

Queridos colegas, gracias por recordarnos la nobleza de nuestra profesión, cuidémonos para poder cuidar a los demás.

REFERENCIAS:

  1. Lan J, Song Z, Miao X, et al. Skin damage among healthcare workers managing coronavirus disease -2019. J Am Acad Dermatol. 2020;S0190 -9622(20)30392 -3. doi:10.1016/j.jaad.2020.03.014

Singh M, Pawar M, Bothra A, Maheshwari A, Dubey V, Tiwari A, Personal protective equipment induced facial dermatoses in healthcare workers managing COVID -19 cases. J Am Acad Dermatol.2020. doi: 10.1111/JDV.16628

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *