MELANOMA

El melanoma maligno es una forma menos frecuente de cáncer de piel, pero altamente peligrosa.

Cuando el melanoma es diagnosticado en una etapa temprana tiene una alta tasa de curación la cual supera el 90%. Si no se trata, el melanoma comienza a invadir  la piel y cuando llega al torrente sanguíneo o al sistema linfático, tendrá la oportunidad de propagarse a otras partes del cuerpo y, a menudo causará la muerte.

¿Qué es el melanoma?

El melanoma maligno es una forma menos frecuente de cáncer de piel, pero altamente peligrosa. Se inicia en las  células que le dan color a la piel (melanocitos) las cuales  crecen fuera de control y forman un tumor.  Por lo general los melanomas son de color marrón y negro, aunque  pueden mostrar otros tonos.

¿Quién lo padece?

El melanoma es ahora el 20 cáncer más común en Ecuador. Aproximadamente 5.500 canadienses serán diagnosticados con melanoma en 2011 y 950 morirán de él. El melanoma es uno de un puñado de tipos de cáncer en la incidencia en los canadienses sigue creciendo (1,4% por año en los hombres, 1.% por año en las mujeres).

¿Qué lo causa?

La exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) tanto del sol como de las cabinas de bronceado  juega un papel protagónico en el desarrollo del melanoma e irónicamente es la causa más evitable de esta enfermedad. Los expertos estiman que aproximadamente el 90% de los melanomas se asocian a  la exposición severa a  la radiación UV y a las quemaduras solares durante sufridas durante toda la vida.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunas personas son más propensas a desarrollar melanoma, sobre todo aquellos que tienen:

  • Piel clara, sensible, que al exponerse al sol se quema y no se  broncea; pecas; pelo rojo o rubio.
  • Muchos lunares – más de 50.
  • Lunares grandes o que llamen la atención por su color o forma.
  • Familiar cercanos con melanoma o antecedentes personales del mismo.
  • Antecedentes de una exposición excesiva a la radiación UV del sol o en cámaras de bronceado.
  • Una historia de quemaduras solares graves.

El riesgo puede aumentar si el mismo paciente combina varios de estos factores de riesgo, por ejemplo, si posee lunares inusuales y una historia familiar de melanoma, No obstante las personas sin factores de riesgo, y con piel más oscura, también pueden desarrollar  melanoma.

¿Por qué debería revisar mi piel?

La gente es muy hábil en la detección del melanoma, ya sea en su propia piel o en la de un miembro de la familia. Investigaciones muestran que el 53% de los melanomas son descubiertos por los propios pacientes y un 17% por parte de sus familiares.

La autoexaminación de la piel es sencilla y toma no más de 10 ó 15 minutos una vez cada mes; esta práctica  puede salvar vidas ya que otorga una tasa de curación del 90%.

¿Cómo luce un melanoma?

Un melanoma puede desarrollarse en semanas, meses, o incluso años. Puede surgir como un nuevo lunar o mancha en la piel, o desarrollarse sobre un lunar existente. Los melanomas son por lo general de color oscuro – marrones y negros, aunque algunos muestran una mezcla de colores, incluyendo el azul, gris y rojo.

La localización más frecuente del melanoma en los hombres es  la espalda y, en las mujeres, las piernas; sin embargo también puede aparecer en los brazos, el cuero cabelludo o la cara. Si bien es menos común en las personas de piel más oscura, el melanoma puede aparecer en las plantas de los pies, las uñas de los pies y las palmas de las manos.

El ABCDE del melanoma le ayudará a detectar esta enfermedad. Busque estas características:

a1

 

Asimetría: Al dividir la lesión por el centro las dos mitades se muestran diferentes.

b1

 

Bordes: Son desiguales, irregulares o imprecisos.

c1

 

Color: hay una variación de colores dentro de la lesión entre el marrón, negro, rojo, gris o blanco.

d1

 

Diámetro: El crecimiento es una característica típica del melanoma. Puede medir más de 6 mm, aunque también podría medir menos.

e1

 

Evolución: Busque cambios en el color,  tamaño, forma o síntomas tales como picor, dolor o sangrado.

El signo del patito feo

Este es un consejo para ayudarle a detectar el melanoma. La mayoría de los lunares en el cuerpo de una persona tienen un aspecto similar. Sin embargo, cuando un melanoma surge, éste se verá diferente a todos los demás lunares – “el signo del patito feo”.

Por lo general, sólo un melanoma aparece a la vez, por lo que un lunar que se ve o incluso se sienta diferente en comparación con otros los lunares en el cuerpo, debe ser examinado por un dermatólogo  tan pronto como sea posible.

¿Qué hacer si encuentra una mancha o un lunar sospechoso?

Consulte a su dermatólogo tan pronto como sea posible para que examine su piel. Puede ser necesaria una biopsia de la lesión con anestesia local;  luego  un patólogo  analizará la muestra.

¿Qué pasa si un melanoma es diagnosticado?

Si la biopsia confirma un melanoma, se necesitará de una nueva cirugía para extirpar con márgenes de seguridad toda la lesión. Esto sirve para eliminar las células cancerosas que todavía puedan existir en el sitio afectado. Como la mayoría de los melanomas se encuentran en una etapa temprana, existe una tasa de supervivencia de 90%.

Un diagnóstico de cáncer a veces puede causar un choque emocional importante. Se aconseja a los pacientes expresar todas sus dudas acerca del diagnóstico. En ocasiones se puede necesitar ayuda de consejeros profesionales.

Los melanomas de menos de 1 mm de espesor se diseminan muy raramente por lo que la extirpación con cirugía completa el tratamiento.

Si el melanoma es más grueso (por lo general más de 1 mm), se sugiere la biopsia de un ganglio centinela para detectartar células cancerosas en los ganglios linfáticos más cercanos al tumor. Los resultados ayudarán a los médicos a determinar el estadío de su melanoma y el tratamiento a seguir.

 ¿Cuál es el tratamiento para el melanoma?

El tipo de tratamiento que recibe un paciente depende de lo siguiente:

  • Cuál es profundamente el melanoma ha alcanzado en la piel.
  • Si el melanoma se ha extendido a otras partes del cuerpo.
  • La salud actual del paciente.

 A continuación se describe el tratamiento utilizado para el melanoma.

Cirugía: Cuando el cáncer no se ha diseminado, a menudo es posible que un dermatólogo elimine el melanoma con una cirugía durante una visita al consultorio.

Cuando el melanoma es más profundo en la piel o se disemina, el tratamiento se vuelve más complejo. Se puede comenzar con una cirugía pero además puede necesitar otros tratamientos, los cuales pueden incluir:

 Linfadenectomía: cirugía para extirpar los ganglios linfáticos.

Inmunoterapia: Tratamiento que ayuda al sistema inmunológico del paciente a combatir el cáncer.

Terapia dirigida: Son medicamentos que pueden reducir el tamaño del melanoma temporalmente; sin embargo, algunos pacientes parecen estar totalmente curados.

Quimioterapia: medicamento que mata las células cancerosas (y algunas células normales).

Terapia de radiación: rayos X que matan las células cancerosas (y algunas células normales).

Pronóstico

Esto depende de la profundidad que el melanoma ha alcanzado en la piel. Si el melanoma es tratado adecuadamente cuando se encuentra en la capa superior de la piel, la tasa de curación es casi del 100%. Pero si el melanoma ha crecido más profundamente en la piel o se ha diseminado el paciente podría morir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *