ONICOCRIPTOSIS


La onicocriptosis es un problema muy frecuente que afecta por lo general a mujeres y hombres adultos produciendo gran disconfort y alteración en el aspecto estético de las uñas.

¿Cuál es la causa de la onicocriptosis (uña encarnada)?

Existen múltiples causas para el desarrollo de onicocriptosis, como el uso de calzado inadecuado, de punta estrecha, obesidad o sobrepeso, microtraumatismos de repetición, y corte inadecuado de las uñas que hace que se forme una espícula en el borde de la uña que terminará incrustándose en la piel. Otros factores que producen el desarrollo de esta enfermedad son las malformaciones de los dedos que producen un roce repetitivo con el calzado, también el papel genético puede jugar un rol importante en el desarrollo de onicocriptosis sobre todo en edades tempranas.

¿Cuáles son los síntomas de la onicocriptosis (uña encarnada)?

Los síntomas de la onicocriptosis dependerán del grado de la misma.

En el primer grado se presenta dolor, enrojecimiento e inflamación leve de la piel que rodea la uña afectada.

En el segundo grado se presentan todos los síntomas anteriormente mencionados y se añade el crecimiento de la piel que rodea la uña lo que hace que se forme secreción amarillenta y pegajosa con mal olor y dolor que puede ser limitante para realizar las actividades diarias.

Por último el tercer grado se caracteriza por una inflamación persistente y formación de granulomas que impiden el crecimiento normal de la uña y el drenaje de la secreción formada, esta afección se torna crónica con episodios agudos recurrentes, aumentando el riesgo de desarrollo de una infección que afecte el tejido blando e incluso el hueso.

¿Cuál es el tratamiento de la onicocriptosis (uña encarnada)?

El tratamiento que su dermatólogo elija dependerá del grado de afectación que padezca.

Los grados leves pueden solucionarse con el uso de antiinflamatorios acompañado por medidas generales que usted puede practicar de forma sencilla en casa, como la técnica de empaquetamiento, que consiste en colocar de forma permanente un pequeño fragmento de algodón bajo las espículas formadas en el borde de la uña para evitar que se incrusten nuevamente en la piel, además mantener el largo de las uñas adecuado (que sobrepase el borde de la piel del dedo) y cortarlas correctamente (EN FORMA CUADRADA, no redondeada) evitará que el problema recurra.

Cuando el grado de afectación es mayor se debe optar por la corrección quirúrgica de esta enfermedad. Este procedimiento conocido como matricectomía tiene como objetivo remover el tejido afectado y el segmento de uña que tiende a incrustarse en la piel, si no se realiza de forma correcta este padecimiento recurrirá cuando la uña alcance nuevamente su tamaño habitual.

¡RECUERDE! RETIRAR LA UÑA EN SU TOTALIDAD NO ES EL TRATAMIENTO ADECUADO. ACUDA A SU DERMATÓLOGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *