ROSÁCEA

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que afecta principalmente a la cara. Los primeros síntomas de la rosácea pueden ser enrojecimiento facial o rubor que va y viene inicialmente pero con el tiempo puede llegar a ser persistente y más visible.

Síntomas

  • Enrojecimiento frecuente en las mejillas, nariz, mentón y frente.
  • Ruborización persistente.
  • Líneas rojas visibles en cara debido al agrandamiento de los vasos sanguíneos.
  • Piel seca.
  • Ardor, picor.
  • Granitos similares a espinillas

Causas

Los expertos no están seguros de qué causa la rosácea específicamente pero creen que es debido a una combinación de factores genéticos y ambientales. Hay varias teorías acerca de una posible causa:

  • El sistema inmunológico parece estar implicado en el desarrollo de la rosácea.
  • El ser de piel clara parece aumentar las probabilidades de desarrollar rosácea.
  • Tener familiares de rosácea se considera un factor de riesgo.
  • La Exposición crónica al sol es un factor de riesgo conocido para rosácea.
  • Un ácaro de la piel llamado Demodex folliculorum puede contribuir a la rosácea. La teoría es que los ácaros bloquean las glándulas sebáceas y provocan la inflamación que subyace a la rosácea.
  • Una bacteria asociada con úlceras gastrointestinales, llamada Helicobacter pylori, puede también jugar un papel.

Tratamiento

La rosácea no mejora ni se resuelve expontáneamente; sin tratamiento adecuado la misma puede empeorar con el tiempo. La  auto-medicación puede agravar el cuadro provocando más enrojecimiento y  granitos similares a espinillas.

El tratamiento para la piel incluye:

  • Medicina a ser aplicada sobre la piel afectada
  • Protector solar
  • Un emoliente para ayudar a reparar la piel.
  • Láseres y otros tratamientos de luz.
  • Antibióticos (aplicados a la piel y en tabletas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *