CUIDADOS DEL PACIENTE CON DERMATITIS ATÓPICA

La dermatitis atópica también conocida como eczema es una condición de la piel que afecta principalmente a niños provocando mucha comezón y que su piel se torne descamativa y roja.
Aunque no se sabe la causa exacta de la dermatitis atópica la piel va a mejorar siempre y cuando se instaure un adecuado manejo.
A continuación compartimos consejos dermatológicos para disminuir la frecuencia y la intensidad de los brotes.

EL BAÑO

Bañe a su niño en agua tibia, no caliente ni fría además utilice un sustituto del jabón suave sin fragancia y no prolongue la ducha más de 10 minutos.
Una vez finalizado el baño séquelo sin restregar su piel, aplíquela toalla suavemente sobre su cuerpo y de palmaditas intermitentes hasta secarlo casi por completo.
Si su dermatólogo le ha prescrito medicina aplíquela sobre el área afectada según las indicaciones dadas, luego de esto puede aplicar una crema hidratante sobre la medicina y en el resto del cuerpo.

EL HIDRATANTE

Esta debe ser en crema o en ungüento. Para conseguir óptimos resultados, la crema hidratante o el emoliente debe ser aplicado al menos dos veces al día, esto evitará la resequedad y el agrietamiento así como la necesidad de mantener los medicamentos de manera prolongada.
Si el niño tiene mucha comezón y se rasca vigorosamente pregunte a su dermatólogo acerca de la terapia con vendajes húmedos, estos disminuye la inflamación y el deseo de rascarse.

PRENDAS DE VESTIR

Para lavar la ropa use un detergente sin perfume y que sea para piel sensible, aplíquelo en poca cantidad y enjuáguelo con suficiente agua para no dejar rastros de él.
No utilice prendas de vestir a base de lana o de materiales sintéticos ya que son muy alergénicos; además corte las etiquetas para evitar que estas froten la piel.
Lave la ropa nueva antes de usarla, esto eliminará el exceso de tintes que pueden desencadenar un eczema

MEDIDAS GENERALES

Mantenga las uñas de su niño cortas, esto evitará que al rascarse la piel se lastime; además el colocar guantes de algodón al acostarse puede disminuir la probabilidad de que el paciente se rasguñe mientras duerme.
Conserve los niveles de temperatura y de humedad confortables, ya que un ambiente extremadamente seco o el sudor provocado por un ambiente muy caliente podrían desencadenar un nuevo cuadro de dermatitis atópica.
El adecuado cuidado de la piel constituye el pilar básico en el tratamiento de los pacientes con dermatitis atópica. Si estas medidas de control aún no han sido instauradas usted y su niño deben concertar una cita con un dermatólogo.

Dr. Víctor Pinos
Dermatólogo
Quito – Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *